Cuéntanos tu historia…

“Sobre las 6 de la tarde más o menos, el autobús enfilaba la avenida y podía ver como mi abuelo me esperaba en la parada con las manos en los bolsillos, siempre con su bufanda, siempre con su gorra bien puesta, sus gafas limpias, impecables, las mías de hecho ya no han estado nunca tan limpias como cuando él me las cogía.

Bajábamos corriendo, mi hermana y yo, y con su enorme sonrisa nos daba una moneda de 100 pesetas.

-¡Hoy toca!- nos decía, y esa moneda una vez a la semana además de servirnos para comprar la merienda nos ha servido para crear un vínculo con El Rincón que hoy, 20 años más tarde y sin nuestro abuelo hace que sea inevitable sonreír cada vez que es mi hija la que dice, -Mamá ¿Hoy toca?-“

¿Te reconoces en esta historia? Eres ese abuelo, o quizá una de esas nietas.

Si has crecido con El Rincón, si ha estado presente en tus acontecimientos, si tú también llevabas nuestras chuches al cole cuando era tu cumpleaños, si recuerdas el olor de los caramelos de menta porque tu profesor siempre los comía, o si tu hijo sólo deja de llorar cuando le das Aspitos, si alguna de esas cosas u otras diferentes te ocurren es que tienes algo que contarnos! Queremos que nos cuentes #NuestraHistoriaContigo y además contarla puede tener premio!

Puedes ganar una escapada a un lugar con encanto! Una Wonderbox!

Añade un comentario a esta historia donde nos cuentes la tuya! Debe tener al menos 100 palabras queremos una historia completa! :) Y recuerda dejar una forma de contacto.

Participa AQUÍ  compartiendo tu historia con nosotros

Consulta las bases aquí

102 thoughts on “Cuéntanos tu historia…

  1. La manera de participar es dejando un comentario como este en el que nos cuentes tu historia con El Rincón (min 100 palabras) y nos dejes un correo electrónico en el que contactar contigo. Recuerda que tienes que dejarnos también tu nombre real para que la participación sea válida.

    • Frío en enero, lluvia y viento en marzo, bochorno a finales de junio, y la vuelta al colegio en septiembre. Siempre había momentos, días durante el año, en los que no había demasiadas cosas que hacer. O tal vez demasiadas. Solo, con mis amigos, con mis padres, con mi hermano. Con amistades fugaces que vinieron y se fueron de repente, con aquella chica de mirada fulgurante que me hechizó durante algún tiempo.
      Siempre recuerdo instantes en los que cualquier excusa era buena para dejarse llevar por los placeres permitidos y otros menos confesables. Pero la mejor manera de disfrutar momentos de felicidad, endulzar un poco los sinsabores y, en definitiva, escapar fugazmente de la realidad, era entrar en aquella tienda donde vendían dulces, frutos secos, aperitivos…..Sí, creo que se llamaba El Rincón.

    • Las largas tardes, ya sea de verano o de invierno con un buen cafe o una cerveza en una terraza con amigas y tener siempre siempre una bolsa de el rincon para cada ocasion, nuestros favoritos son los tiburones, nunca faltan encima de la mesa y entre tiburon y tiburon una buena dosis de risas y confesiones y nunca mejor que con chuches o bolleria de el rincon, no se si quedamos mas por charlotear….o por darnos nuestro capricho de la semana! La verdad, esque no se que hariamos sin nuestro Rincon cerca de casa, sin olvidar que las tardes de futbol se amenizan mas con una bolsa de pipas!!! Muchas tardes nos unen ya al Rincon…y todas las que nos quedan!

    • Una de las primeras mentiras a mi madre fue para escaparme a Él Rincón a comprarme patatas, chuches y pastelitos. Cuando me iba al colegio me cogía dinero de la hucha a escondidas y salía un rato antes de que sonase la sirena, mi madre creía que era para jugar un rato con mis amigas, pero no, ¡era para comprarme chucheeeeeees! Mamá desde aquí te digo que por eso cuando volvía del cole no tenía ganas de merendar!! ???????? Bendito El Rincón que buenas meriendas me daba ¡¡y me da!! #porunmundollenoderincones

    • ¿Una tienda amarilla? Eso es lo que pensé la primera vez que la vi un día volviendo a casa del colegio. Al pasar por la puerta el olor a vinagrillos me atrajo rápidamente… Mmmmm¡ se me hacía la boca agua! Durante muchos años pasaba por ahí, era parte de mi camino a casa, al colegio, al instituto, a la universidad, a la academia… Y así fue hasta que me mudé de cada. Llegué a una zona nueva, no conocía nada de ella. Hasta que de repente, un día, ese olor a vinagrillos volvió a mi, esa tienda amarilla que de tan peqqueña llamó mi atención viajaba conmigo para hacerme la rutina mas facil, rememorando cada viaje al colegio, instituto, universidad… Y a todo lo que lo envuelve, toda una vida.

    • What i don’t understood is in reality how you’re now not really much more smartly-appreciated than you may be now. You’re very intelligent. You recognize thus significantly relating to this topic, produced me in my opinion consider it from a lot of various angles. Its like women and men don’t seem to be interested unless it’s something to accomplish with Woman gaga! Your personal stuffs great. Always take care of it up!

  2. Cuando eramos pequeños he ibamos al colegio El Rincón formaba una parte muy importante de nuestras tardes. Saliamod del colegio e ibamos corriendo a pedirle a nuestras madres un euro para ir todos juntos a comprarnos patatas o chuches. Los años han pasado y El Rincón sigue estando en la misma esquina de siempre. Cuando salgo con mid amigas siempre acabamos en el. Incluso en un viaje a Madrid acabamos en El Rincón, es la tradición de la merienda.

  3. Era muy jovencita, apenas 13 años. Época de comienzo de tonterías en la cabeza, chicos, nuevas ilusiones y muchos proyectos por empezar.

    Entraba con mi amiga a un Rincón del barrio, cerca del instituto. Y ahí estaba él. El típico chico del que todas hemos estado enamoradas en nuestra adolescencia en secreto. Él era guapo a rabiar. Y fin, nada más. Ni una palabra había intercambiado nunca con él pero moría cada vez que lo veía.

    Pues aquel día al acercarnos a un rinconcillo donde había unos bombones en el mostrador, se me acercó, me sonrió y me dijo : “¿Quieres un bombón? ¿Para otro bombón?”
    ¿Qué pasó? Pues que me puse rojísima y no supe otra cosa que decirle que, en una muestra de estupidez momentanea. “No me gusta el chocolate”
    Tanta tontería con ese chico para luego, cuando tuve la oportunidad. Acabar diciéndole esa frase.
    ¿Qué conclusión saqué?
    ¡Que hay que aprovechar cada oportunidad de la vida!

    Y sí, de eso me acuerdo cuando cojo algún pastelito del Rincón, me acuerdo de los dos bombones que no aproveché.

  4. yo no era de Zaragoza y no conocia una tienda de chuches tan grande y completa como esta, por eso, cada vez que venía a Zaragoza a comprar con mis padres en los centros comerciales, aprovechaba para entrar y comprarme de todo!! asi hasta que llegó el día de irme de casa para estudiar la carrera y vivir en Zaragoza donde ya me he quedado a vivir con la familia que yo he creado: mi marido y mi hija. He de decir que las chuches de Frutos Secos el Rincón me han acompañado en muchos momentos, y siempre buenos: cuando iba al cine, cuando quedaba con amigas, cuando estudiaba para los examenes, cuando veia una peli en casa….y ahora me acompaña cada vez que tengo que entretener a mi pequeña, que con solo un añito le encanta el dulce!!!! Tiene a quién parecerse 😉

  5. Yo deseaba bajar de compras con mi madre por que si me portaba bien siempre me compraba algo en el rincon patatas lacasitos pica pica todi me gustaba.Luego seguia bajandi con mi madre y con mi hija y también la llevábamos a comprar chuches si se portaba bien ahora mi madre ya no puede bajar y cuando entro con mis hijos siempre recuerdo cuando ella me entraba a comprar chuches.Siempre recordare esos momentos y espero que mis hijos también recuerden y ellos lleven a sus hijos (y yo a mis nietos jiji)

    • I'm sorry I went to the link as I can't stand more than about….22 seconds of that asshat. Encouraged with audience lost figures but still can't figure why anyone wo.tu.d…wail, there's Palin on A&E. That may pretty much explain why Beck exist on any noise box.

  6. Recuerdo cuando entré por primera vez en un Rincón, fue en ávda. América. Estas primeras veces debería haber un foto matón para vernos de adultos las caras. Ahora, años después y pasando a diario por la tienda a por pan, entrar con mi sobrina es una maravilla. Esa cara de ilusión no se me olvidara nunca. Como va de lado a lado queriéndolo todo y sin coger nada es una experiencia extraordinaria

  7. Yo volvía de la escuela (colegio villa cruz) generalmente con un amigo, cansados los dos…comiendo en el comedor siempre… y siempre queríamos que llegará el momento de que vinieran nuestras abuelas y nos llevarán al Rincón a comprar un barra de pan y una tableta de chocolate con leche, y siempre íbamos a mi casa hacer un pedazo de bocadillo con tableta de chocolate con leche. TODOS los DÍAS entre semana. Mi abuela nunca fue muy repostera, pero siempre compraba el pan para los 2 y tabletas de chocolate con leche en El Rincón de la Avenida América.
    Siempre nos recordaba “el pan es el elemento predominante en la merienda” mejor que un bollo… simplemente eran gloriosos esos bocadillos.. qué recuerdos!

  8. Yo volvía de la escuela (colegio villa cruz) generalmente con un amigo, cansados los dos…comiendo en el comedor siempre… y siempre queríamos que llegará el momento de que vinieran nuestras abuelas y nos llevarán al Rincón a comprar un barra de pan y una tableta de chocolate con leche, y siempre íbamos a mi casa hacer un pedazo de bocadillo con tableta de chocolate con leche. TODOS los DÍAS entre semana. Mi abuela nunca fue muy repostera, pero siempre compraba el pan para los 2 y tabletas de chocolate con leche en El Rincón de la Avenida América.
    Siempre nos recordaba “el pan es el elemento predominante en la merienda” mejor que un bollo… simplemente eran gloriosos esos bocadillos.. qué recuerdos!

  9. Me acuerdo volver del colegio con mi abuelo de la mano. Parar por el parque de fuente el berro coger piñones y después subir a casa con el a merendar. Después el y yo nos íbamos a comprar a la tienda de abajo de casa avda. De América el rincón a comprar todo lo que me apeteciese. Siempre a la salida me decía. Estas ahora. Las otras para mañana. Pero mañana siempre había mas… Como le echo de menos a el y a ir allí a comprar con el.

  10. Tendría entre cuatro o cinco años, mi madre y yo entramos al Rincón,ella me compró muchas clases de gominolas, chucherías , caramelos…. Me dio ha probar de todo cuanto me apetecía, pero si soy sincera no me gustaban los dulces. Otro día mi madre y yo volvíamos ha entrar, yo estaba desilusionada porque no me gustaban los dulces, sin embargo , mi madre compró pan, y la verdad me encanto ese olor tan agradable a pan recién hecho, lo acababan de sacar del horno. Me dí cuenta que en el Rincón siempre encuentras algo que te guste, desde aquel día siempre compramos el pan en el Rincón.

    • After study a few of the weblog posts on your website now, and I really like your approach of blogging. I bokemarokd it to my bookmark web site listing and shall be checking again soon. Pls check out my website online as nicely and let me know what you think.

    • Ini, you know we’re “fancy” these days and many of us don’t have gardens or know to throw out food scraps in the yard the way folks used to. I plan to use the compost to help our pathetic grass (it’s so bad I can’t even call it “grass” in good faith).

    • The days are long, but the years are short. I don’t want to miss them! For more short and sweet ideas on how to stop and smell the roses, to enjoy the little things in life, check out my 31 Days to Smell the Roses series.

    • Å tamgastům: Už jsem to napsal vedle, tak zde zopakuji:Harpyje se již pokusila vstoupit do diskuse v hospůdce, nicménÄ› kvůli zatím nezjiÅ¡tÄ›nému technickému problému se jí to zatím nepodaÅ™ilo. ChtÄ›la vyjádÅ™it podÄ›kování za podporu a popřát pÄ›knou první adventní nedÄ›li.Tak to alespoň s opoždÄ›ním a tímto způsobem činím za ni. \\:-)

  11. Llevaba a mi hijo cada día al colegio, al lado de la avda de San José. Cuando iba a recogerlo, antes de las 5 de la tarde, me acercaba todos los días al Rincón, las dependientas ya me conocían de sobras, entraba por la puerta y ya no hacía falta decir nada para tener la palmera de chocolate preparada para mi hijo, era un ritual diarío. Me encantaba luego darsela después de que me contará que había hecho durante el día en el cole, también lo hacía después de hacer los deberes como recompensa, el siempre se la comía tan agusto… Que buenos recuerdos y que pronto se pasa el tiempo. Ahora ya es mayor y no hace falta hacerle la merienda, ya va el solito a por sus caprichos al FS El Rincón

  12. Todos los fin de semana me iba con mi hijo andar por el canal imperial y siempre acabamos entrando al frutos secos El Rincón de la Avenida América. Que si dulce que si salado, siempre nos hacíamos la misma ruta todos los domingos. Era super encantador poder ir con mi hijo enseñándole los diferentes paisajes de donde ahora esta Puerto Venecia y Parque Venecia. Para después siempre terminar comiéndonos dos napolitanas rellenas de chocolate recién hechas en la tienda de la avenida américa. Siempre recordaré sus dependientas lo majas que eran con mi chaval, ahora siempre entro a comprar el pan a esta tienda, siempre amables y con un trato genial.

  13. Recuerdo que siempre iba a la tienda de la avenida américa a comprar gominolas y demás chuches, con mi abuela y mi prima. Era tradición ir allí. Siempre recordaré la tienda por los buenos momentos y alegrías que hemos vivido comiendo chuches de allí! Luego siempre iba al colegio con la lengua negra de comer los tiburones esos negros :) Desde entonces siempre voy allí a comprar el pan, el periódico y algún que otro caprichito que sabe a gloria! Me encanta frutos secos el rincón por la variedad que tiene y ofrece. Que no tienen otras tiendas y por la simpatía de las dependientas. Es genial recordar los grandes momentos de pequeña gracias a esta tienda.

  14. Todos los días compro algo en el Rincón y ahora siempre la oferta de dos barras de pan por 1,10 €. Estoy muy contento porque abren todos llos días y las empleadas son muy eficientes y simpáticas. Saludos afectuoso y Feliz Año 2016.

    • Buenos días, te recordamos que para participar tu comentaríao deberá tener más de 100 palabras y contar una historia. Gracias

  15. Me encanta ese instante en el que se está haciendo cola para pagar una bolsa de chucherías antes de entrar a ver una película. Dicen que el cine está hecho con el material que se fabrican los sueños. El sueño no sería completo sin haberse comido por lo menos cinco o seis gominolas antes de que hayan acabado los títulos de crédito iniciales. Cuando iba de pequeño a varias salas que ya no existen, ya solo son nombres éxoticos en la memoria colectiva de los zaragozanos, no había Frutos Secos el Rincón; pero sí que estaban allí la primera vez que fui a la sesión de siete de la tarde con una chica, o en las pirolas de las clases por la tarde en la Universidad los días del espectador, o cuando ahora veo, y me reconozco en él, el rostro de mis hijas saboreando anticipadamente unos caramelos antes de se apaguen las luces y comience la película

  16. Cuando empecé a salir con mi novio (ahora mi marido), en una de las citas me llevó a una nueva y preciosa tienda de chuches, muy luminosa y de color amarillo, que atrajo nuestra atención. Era uno de los primeros “Frutos secos el Rincón”. Allí me compró un “ramillete de regalices” y me lo dió con.un.beso….¡¡Y eso que entonces él aun no sabia que era el dulce que más me gustaba!!. Fue pasando el tiempo y siguió con la costumbre de traerme regalices del Rincón siempre que podía.
    Desde aquello, han pasado ya más de veinticinco años. Nos casamos, tuvimos cuatro hijos y seguimos nuestra historia juntos….y también con Frutos secos el Rincón: algunas veces, cuando menos lo espero, mi marido aparece por la puerta con un “ramillete de regalices” del Rincón. Nada más verlo llegar, se ilumina mi sonrisa y mi corazón porque entonces sé que me sigue amando….

  17. He llegado a Zaragoza por primera vez en junio de 2009. Estudiante francés, iba a empezar un intercambio Erasmus en la capital maña. Unas de las primeras tiendas que he visto eran de “El Rincón”. Entonces me preguntaba qué era esto, ya que se veían por todas las calles.
    La primera vez que entré en una de esas tiendas, a la esquina entre Tomas Bretón y Fernando el Católico, descubrí el secreto del éxito de El Rincón: un amplio surtido de panes, repostería, chuchería, etc, con una relación calidad – precio excelente y una atención al cliente incomparable.

    Desde este primer momento hasta hoy soy un fiel cliente de las tiendas El Rincón, ya que al final me quede a vivir en Zaragoza, y puedo decir que El Rincón ha sido para mi un incentivo más para asentarme en esta magnífica ciudad.

      • Shazzie….I wish you a very blessed birthday <3 I will also be 42 in April and have been trying very hard to get and stay on the raw path, I've only just begun and you have been my guiding light! So thankful that you came into this world (almost) 42 years ago, you mean more to "us" than you kno.…w.Love,Mary Ann

      • دادش تویه پوشه dlc شما فایل های مپ ها برای کو-آپ هم هست…اگه ممکنه باسه ما هم بزارید ما هم حالشو ببریم

      • With almost everything which appears to be developing throughout this particular subject matter, many of your perspectives tend to be quite refreshing. However, I appologize, because I do not give credence to your entire strategy, all be it stimulating none the less. It looks to us that your remarks are not completely justified and in fact you are generally yourself not really wholly convinced of your point. In any event I did appreciate reading it.

      • Ça ne serait pas plutôt 9 ans ? J’en parlais justement aujourd’hui à l’émission « La Capitale blogue » sur CKRL, en mentionnant et commentant ton billet Du «slacktivism» en passant par le «real social activism». J’avais cru comprendre que tu bloguais depuis 2002.

      • FROM TIME IMMEMORIAL NIGERIA ‘S WEALTH IS NOT IN NIGERIANIGERIA’S WEALTH IS IN DUBAI REAL ESTATE, UK USA, FRANCE , SAUDI ARABIA, KUWAIT, SOUTH AFRICA AND SWISS BANK VAULT ETC A TYPICAL NIGERIAN POLITICAN DO NOT BELIEVE IN NIGERIA EXCEPT SIPHONING HER WEALTH TO FOREIGN LAND, AND BUILD PARADISE FOR THEIR UNBORN CHILDREN HOPING THAT MOTHER NIGERIA WILL SOON IMPLODE.WHEN A NIGERIAN OFFICE HOLDER SAY UMBRAH HAJJ THAT IS CURRENCY SMUGGLING , LOOTING AND TRAFFICKINGEVEN INCLUDING DRUGS AND CANNABIS .WE ARE NOT CIVILISED.

      • This is generally my first visit to this extent this journal. I am usually calling to mind about setting out a label up-to-date web page in the similar . Your location produced me some perceptions peg away by. (Dont problem, I wont be truly copying you:)) You have puzzled out an insane job.

  18. De pequeñito siempre fui un fan de la tienda de mi barrio (Plaza Canteras). Íbamos al salir de clase por nuestros regalices negros de rama… esos que ya no se ven por ningún lugar casi jeje. Todos hemos crecido con ese lugar, cada domingo que se iba a la Romareda con mi padre también pasábamos antes a coger algún refrigerio y algunos snacks para picar, ¡qué nostalgia!.
    Luego ya estando más crecidito he ido también con mi pareja, ¡y es que ella prefiere los regalices rojos! pero no pasa nada, una bolsita de cada uno y listo. Alegra a uno seguir viendo cada día cosas que te han acompañado durante toda tu vida, a lo mejor hay lugares más baratos o incluso te los traerán a casa gracias a Internet pero no cambiaría por nada esa compra semanal en el Rincón. ¡Gracias por tantos buenos momentos!

  19. Cuando era pequeña siempre iba con mi tía que me venía a recoger (los viernes y sábados), siempre me daba 1 euro y yo elegía que hacer con él… piensas que es una decisión super difícil cuando eres pequeñaja 😛 . Un día pipas, otro golosinas, otro snacks… incluso napolitanas si ese día estaban de oferta, multitud de opciones que ofrecía y ofrece nuestra querida tienda. Ese es el mejor recuerdo que tengo en mi mente, a día de hoy soy yo la persona que da ese euro a mis sobrinos pequeños para que se compren lo que ellos quieren. Tienen muchísimo más para elegir pero siempre se cogen lo mismo, ¡ay si yo hubiera tenido tantas cosas a elegir, no hubiera salido de la tienda en toda tarde!.

  20. ¿Qué quieres ser de mayor? Era la típica pregunta que hacer a una niña de apenas 10 años. Yo siempre lo tuve claro, trabajar en una tienda de chuchea y maestra, la primera opción era la opción que más me convencía, estar rodeada de chuches y poder vender. Unas navidades me regalaron una maquina registradora y os podéis imaginar el juego que nos dio a mí y a mi prima.
    Años más tarde, conseguí mi primer empleo, en Frutos Secos el Rincón, solo fue un trabajo de verano puesto que ese Septiembre empecé magisterio.
    A día de hoy, puedo trabajar en lo que realmente me gusta y regalar algún caramelo a los niños.

  21. El Rincón siempre ha estado presente en las tardes de los domingos de palomitas, patatas y chuches para ver películas en familia, en la dependienta que cada día nos tenía que repetir las ofertas de bollería en el recreo del instituto o como visita obligada previa antes de entrar al cine. Por eso, durante el año que viví en Madrid, una de mis actividades favoritas no era pasarme horas en el Museo del Prado ni todos los conciertos a los que se podía asistir cada semana, sino entrar a El Rincón de Atocha o de Sol y perderme por las calles de la ciudad, al ritmo del cacahuete, de la chocobola o de los mini croissants. Llevarse cada bolsa transparente con ese logotipo amarillo era como volver a casa por un momento, como volver a todos esos días de nuestra vida en los que El Rincón ha estado presente.

  22. Mi infancia, bueno mejor mi adolescencia, no se puede narrar sin que aparezca el Rincón, pero no cualquiera sino el primer Rincón de los frutos secos de la Av. América, recuerdo como si fuese hoy el día que abrió, y como acudimos todos los chavales de clase y mirábamos todo lo que allí había. La novedad de llenar bolsas nosotros y no saber cuanto costaban… Siempre cogiamos de más y pacientemente la dependienta nos atendía, las chuches, los frutos secos… Pero sobre todo recuerdo unas cortezas de trigo que hace muchos años que ya no venden que eran un manjar. Cuando venían de visita mis primos que vivían en otros barrios era visita obligada la del Rincón. Vamos que en Torrero presumiamos de tienda y desde que abrió teníamos claro que sería la primera de muchas otras.

  23. Desde bien pequeña he tenido debilidad por las gominolas y los chupa chups, tanto que mi madre tenía complicado el poder sacarme de las tiendas. Siempre recordaré que, cada vez que bajábamos del autobús escolar mi hermano y yo, e íbamos dirección a casa, mi madre siempre nos preguntaba que tal había ido el día en el colegio y, si habíamos tenido un mal día o nos veía mala cara, entraba a comprarnos alguna que otra golosina. Por tanto, recuerdo siempre esta tienda con una sonrisa en la cara, como cuando mi madre salía de la misma con dos bolsitas de gominolas en la mano y convertía un mal día en uno estupendo.

  24. Desde bien pequeño he visto las tiendas amarillas por mi ciudad. Siempre era una alegría cuando mis padres entraban y veía junto a mis hermanos todos los productos: Chuches, frutos secos, bebidas, chupa chups… Me encantan los chupa chups! Y claro mis padres compraban el pan y poco más pero siempre nos caía alguna bolsas de ganchitos o alguna gominola y todos saliamos con una sonrisa en la boca. Ahora que ya he crecido soy yo el que entro por mi mismo, pero con la misma alegría que transmiten vuestras tiendas y siempre salgo con algo rico rico. Solo espero que cuando llegue a mayor sigáis transmitiéndome esa alegría especial que siento al entrar en vuestra tienda.

    • Davi / Puxa que cara engraçado,eu comecei a ver o vídeo e num parei mas de rikkk,kkkkkkkkkkrkkk,eu também percebi que a mulher delenem ria mas porque estava enjoada de tantos risos(deve ser triste)mas se eu vivesse com ele com esses risos eu já viraria uma pimenta de tanto rir kkkkkkkkkkkkk.Gostei deste comentário ou não: 2

    • the media has a gay preponderance it is not interested in ruling economically like the republicans it is backing Obama because of the gay issues…it is a society of self interested and it is the rich mans self interests that is making the laws…the gays are big contributors so we get gay marriage…this is allowed because it causes the populace to redirect their rage away from the 1%?

    • Heippa Keiju! Olen sinua kaipaillut ja käynyt kurkkimassa blogissasi. Tänään pääsenkin vastailemaan.Se hidas zumbapostaus on jo tuolla sivussa aluillaan, mutta vasta ensi viikolla pakkolomaillessa on enemmän aikaa etsiskellä. Muutenkin ensi viikko tulee olemaan aivan erityinen liikunta sun muu viikko. Paino on ihan väärässä suunnassa eli ei minulla mitään edistymistä siinä suhteessa ole tullut… En vaan ole noloudeltani kehdannut tunnustaa.Sennu ja Kirsu: Kiitos kuntosalitsemppauksesta!!!! Olen jo melkein varma, että menen torstaina aamupäivän ohjattuun ryhmään kokeilemaan.

  25. Desde que era pequeñita, esperaba cada sabado con impaciencia, primero porque no habia cole, y segundo porque siempre iba a comer a casa de mi abuelo, que vive justo al lado de la primera tienda que se abrio en Zaragoza, en Torrero. Todos los sabados mi abuelo compraba algo de postre y a mi me encantaba esperar ese momento para ver con que nos sorprendia cada sabado. De pequeña no entendia porque una tienda de flores y otra de frutos secos podian llamarse igual, hasta que de mayor me contaron la historia y me parecio muy original. Desde entonces cada vez que compro en El Rincon, recuerdo estos sabados con una sonrisa en la boca y un sabor delicioso en el paladar.

  26. ¿Cómo voy a recordar el principio de mi historia con el Rincón si llevo toda la vida yendo a comprar mis chuches ahí?
    Mis primeros recuerdos se retornan a la época en la que iba al colegio y me venían a buscar mis abuelos porque mis padres trabajaban. Pasábamos primero por El Rincón para comprar chuches, pero con la condición de que me comiese toda la comida, hubiese lo que hubiese. Yo, como una buena niña amante de las chucherías, me lo comía todo para poder comerlas.
    También debo admitir que me han contado que fui un poco mala y sin que mi abuelo se diese cuenta, cogí una chuchería y me la metí al bolsillo. Al salir, mi abuelo se dio cuenta, ¡y me hizo entrar a devolverla y pedir perdón!
    A mis 20 años, sigo pasando por El Rincón cuando el apetito llama a la puerta, ya sea para chucherías o para bollería, todo es válido para quitar ese apetito de mi.

  27. En un lugar de Zaragoza de cuyo nombre no quiero acordarme, una mocosa que no llega al metro quiere ser mayor…
    -¡Mamá! dejame ir a buscar el pan
    -Cariño,eres muy pequeña para ir sola; y además, llueve.
    -Ala….pero al tato le dejas y a mi noooo
    Tras mucho insistir, un par de pucheros y una cara de “no he roto un plato en mi vida”, salgo de casa con una sonrisa enorme, el dinero en el bolsillo y un pequeño paraguas.
    Al llegar, miró hacia arriba y veo una chica que me sonríe de oreja a oreja ¿que quieres preciosa? -me pregunta- una barra de pan -digo yo señalando unas que acababan de salir del horno y olían….
    Ya con mi barra en la mano mis vueltas en el bolsillo y el paraguas jugando a ser un equilibrista en mis manos, me dispongo a salir a la calle cuando en el mismo momento al cruzar la puerta me empuja una señora y…. La barra al suelo
    En mi cabeza aparece mi madre con cara de enfadada y me echo a llorar.
    Ya verás, se va a enfadar… Me va a castigar, soy pequeña…
    Derrepente notó como una mano me agarra la chaqueta, me vuelvo y me encuentro a la señora sonriente con una barra en la mano y me dice -toma, para ti- entonces la miró y rebuscó en mi bolsillo el cambio y me dice, tranquila no te preocupes corre a casa antes de que tu madre se enfade.
    Aún lo recuerdo y sonrio, gracias a esa muchacha mi secreto del pan en el charco esta a salvo, y gracias a ella mi madre vio que no era tan pequeña, torpe si, pero no pequeña.
    Gracias desconocida

  28. Desde que tengo memoria, no recuerdo un solo paseo por la ciudad de Zaragoza en el que no viera el llamativo color amarillo de un establecimiento de El Rincón. Pero si tengo que elegir uno de los momentos vividos allí me quedo con este…

    Hace un par de años, el día que hacía cuatro años con mi actual pareja decidí hacerle una gymcana de pistas por el centro de la ciudad que le conducirían al regalo final. Una de las pistas de este juego le llevó al establecimiento de El Rincón en la calle Don Jaime. Allí, había dejado encargada a una de las dependientas que quiso ayudarme que cuando entrara un chico preguntándoles por si tenían “unicornios con panderetas”, ella le daría una bolsa con esas patatas de conos que le vuelven loco y la siguiente pista. Y así fue: él preguntó por ese peculiar producto y ella sin dejar de sonreír (y reírse un poco con la petición) le dio la bolsa de conos. ¡Gracias por ayudarme!
    Además, siempre que quiero darle un pequeño detalle le compro estos conos porque le encantan.

  29. Era mi primer cumpleaños en el “cole de mayores”. Como cumplo los años en el mes de septiembre, tenía que llevar algo a mis compañeros y a mi nueva profesora. Unos días antes, mi madre y yo pasamos por el típico quiosco de prensa y chucherías, y estábamos eligiendo qué iba a llevar al cole, pero de repente, a pocos metros me fijé en una tienda con un color amarillo, que no dejaba indiferente a nadie. Llevé a mi madre hasta allí y me quedé fascinada de la cantidad de frutos secos, chucherías y demás aperitivos. Finalmente elegimos unas bolsitas de arroz inflado y una piruleta para cada niño; y para la profesora, una bonita caja de bombones. Desde ese cumpleaños, no ha faltado ningún año una piruleta del Frutos Secos El Rincón en el mes de septiembre.

  30. Frutos Secos el Rincón era muy importante, ya que hace más de 20 años, cuando mis hijas salían del colegio era una entrada obligada.

    Yo aprovechaba para comprar el pan y algo de repostería para casa.

    Para mis hijas íbamos a comprar bolsas de cumpleaños o paquetitos que compartían con sus amigas.

    En la actualidad, vivo en La Almozara y sigo entrando a comprar, porque me encantan sus productos. Me encantan las baguettes recién hechas, los lacitos, palmeritas, las pipas, los conguitos, el revuelto de frutos secos, los bombones, cacahuetes y las pasas con chocolate.

    Entrar en una tienda de frutos secos El Rincón, me traslada a esa época, en la que entraba con mis hijas.

    Ahora en 2016, sigo entrando y comprando productos para la familia.

  31. Mi historia con Frutos Secos el Rincón es que recuerdo el entrar a comprar algunos de sus productos con mis hijos desde hace años.

    Pasábamos todos los días por una de las tiendas Frutos Secos el Rincón y mis hijos entraban en la tienda y yo tenia que comprarles chuches, caramelos, patatas fritas, ganchitos, bolitas…

    Ahora son mayores y cuando pasan por la tienda Frutos Secos el Rincón, aun recuerdan esa época y les apetece comprar aparte de las chuches, su amplia variedad de productos exquisitos.

  32. Mi historia de las tiendas de frutos secos el rincón, es que siempre que entro a comprar me recuerda a mi infancia y adolescencia que viví en el barrio de San Pablo y entraba a comprar chuches a la antigua tienda el Coyote.

    Ahora siempre que puedo entro a comprar gominolas, que me rntan, pipas, cacahuetes o pistachos.

    Siempre bien atendido por las agradables y simpáticas dependientas. Y aprovecho para dar un paseo comentando las cosas del día y organizando un poco nuestro mundo y haciendo planes para los días siguientes, comiendo tranquilamente los dulces y frutos secos que hemos comprado.

    • Gina, Livi is getting so big. You can really see &#22o6;y1u≱ in her now – especially whenshe’s smiling. I’m behind too – glad you had a good time in Vegas with your friend and that theflights went well for y’all. Thanks for showing us that Vegas doesn’t just have to be a‘lost weekend’ destination.

  33. Mi historia con las tiendas de frutos secos el rincón vempiezan a la salida del colegio de mis hijos.

    Al pasar por la tienda siempre nos premiabamos con la compra de gominolas, patatas fritas y chocolatinas. Ahora, desde hace varios años compro pipas y cacahuetes para ir a ver el fútbol y comernoslas con mis amigos, comentando las jugadas.

    Me resulta muy agradable entrar en las tiendas de frutos secos el Rincón por la variedad de sus productos y por el trato amabilísimo de sus dependientas.

  34. Ya no entiendo mi dia a dia sin frutos secos El Rincón. ..el pan, las chuches…y ahora también mi hijo estirando de mi brazo al pasar por la puerta : mamaaaaa, comprame algo porfiiiii!!! Todavía recuerdo cuando se empezaron a abrir los primeros en Zaragoza, no había visto nunca una tienda de esas características, era la novedad, tantas chuches, el colorido… Me acuerdo cuando viajábamos a otras ciudades y buscaba y buscaba Frutos Secos El Rincón sin encontrar nada igual, hasta que un dia cerca de la Puerta del Sol de Madrid en una de mis visitas divise el cartel a lo lejos…no me lo podia creer!!!! Agarre a mi amiga de la mano y la llevé corriendo hasta allí: mira, de estas tiendas hay muchísimas en Zaragoza y son las mejores!!!!! No veais que risa nos entró a las dos y mi amiga alucinada…pero nos fuimos cargadas de chuches y frutos secos para todo el dia! Solo espero que se sigsn abriendo más y más tiendas, dentro y fuera de Zaragoza para sentirnos siempre como en casa.

  35. No era residente en Zaragoza y en mi pueblo no había ninguna tienda el rincón. Recuerdo que cuando era más pequeño que ahora una visita a Zaragoza sea por lo que fuese no era lo mismo sin la visita al el rincón para comprar chucherías. Incluso cuando mi padre y yo íbamos al cine, las gominolas debían de ser del rincón sino la película no la disfrutaba plenamente. Ahora en la actualidad vivo en Zaragoza y no hay mejor sensación que pasar por una tienda el rincón, oler ese pan recién hecho y recordar esos grandes momentos de mi infancia.

  36. Desde que mi abuela me compraba alguna bolsa matutano, hasta ahora que me las compro yo jajaja han pasado muchísimos aňos y siempre que me compro lo recuerdo. ” los meones o los pulpos ” sólo los venden en algunos frutos secos el rincón y los echo en falta… El pan recién sacado del horno y las napolitanas están buenísimas. A mis perritos fuera puedo dejar así que me gusta.

  37. En mi caso, El Rincón viene asociado al descubrimiento de “la gran ciudad” y sus encantos. Con 18 años comencé a vivir en Zaragoza, emigrada, para estudiar, de mis tierras altoaragonesas. Pocas chuches había tenido para elegir en la tienda de mi pequeño pueblo de 200 habitantes cuando invertía las 100 pesetas de cada domingo durante la infancia. Tanto es así que mi gusto por los “lamins” no se había desarrollado demasiado… ¡hasta que pisé el suelo de la capital maña! Desde entonces he pasado por diferentes épocas de adicciones varias: a los conguitos blancos, a las almendras con chocolate, a las chocobolas…, y ahora a las bolas de cacahuete y el combinado de frutos secos japonés. Jajajaj. Es oler esa fragancia a pan y cosas ricas horneándose mientras andas por las calles zaragozanas y empezar a salivar…

  38. Yo no soy de Zaragoza, soy de un pequeño pueblo situado a 20km.Recuerdo que siempre que hacíamos una escapadita de compras, al pilar, o simplemente a dar un paseo, era tradición comprar la merienda en Frutos secos El Rincón. Casi siempre era lo mismo, unas mini napolitanas de chocolate acompañadas de un nestea o, si ese día me apetecía salado optaba por unos cacahuetes, no fallaba!
    Han podido pasar los años, pero mis gustos no han variado, y sigo recordando mi infancia cuando voy paseando por la calle Alfonso comiendo esas napolitanas. Una buena excusa para saltarse la dieta!
    Tanto dulce como salado, que nunca nos falten los caprichos que nos hacen felices!

  39. No soy de Zaragoza pero mi abuela vive aquí y me recuerda a cuando de pequeña y, como sigue haciendo ahora, cuando voy a visitarla pasa por el Rincón y me compra mis pastas favoritas (para una semana entera). Ahora que me he hecho mayor y estudio en Zaragoza no me lo pienso, y la merienda de todos los días es del Rincón, sean chuches, un gofre, un helado en verano… Espero que esto siga siendo así muchos años más????????????????????

  40. Me acuerdo cuando quedábamos todas las amigas después del instituto para charlar y dar una vuelta por el barrio, en ese momento,íbamos a la tienda de El Rincón de nuestro barrio, unas preferían cosas dulces me acuerdos de las bolsas de chuches y yo sin embargo, siempre he sido mas de salado la rica napolitana de jamón y queso. Y cuando íbamos al cine… Nunca nos olvidavamos de nuestras palomitas y nuestro refresco fresquito.

  41. Permanece en mi memoria el bonito recuerdo de las frías tardes de domingo en las que la visita a la vetusta Romareda era obligada, y en las que nunca faltaba una bolsa de pipas, de El Rincón, para sufrir junto al Real Zaragoza mientras se disfrutaba comiéndolas en la curva sur.

  42. Me encantaban las piruletas y los tiburones negros de gominola, de pequeña siempre me compraba al salir de clase una o dos piruletas y varios tiburones negros de gominola, segun la propina que iba teniendo cada semana en el frutos secos el rincon de la avenida america, era alucinante el color de la lengua con mis amigas y amigos. También me encantaban los bocadillos que me hacia con la barra recien hecha del frutos secos el rincon. No me podía quedar sin mi bocadillo con pan recien hecho nada más terminar las clases a las 5, iba directa para hacerme un minibocadillo y luego la cena! que buenos recuerdos!

  43. Siempre desde que iba a la educación secundaria obligatoria, salía de mi colegio a las 13.30 o 12.00h y me paraba al mediodía a comprar la barra del rincon en la avenida san jose, era primordial para mi madre llevar la barra para comer al mediodía, sino tendría que bajar de propio a comprarla, y siempre caía algún dulce que otro para merendar después, palmeras de bollo enormes, chocolatinas y mil caramelos. Era genial entrar a la tienda y ver tantas cosas que te llamaban la atención, siempre compraba alguna cosa aparte del pan. Eran buenos tiempos, ahora siempre compro el pan en esta tienda, por la amabilidad de las chicas dependientas y sobre todo por la calidad de los productos.

  44. Me encantaba comprarle a mi hija las napolitanas de chocolate y crema que hacen en el frutos secos el rincon. Cuando era pequeña siempre iba a buscarla al colegio y volviendo a casa siempre entrabamos a comprar una napolitana para merendar de chocolate o también de jamon y york y queso. Era genial poder tener esas meriendas recién hechas y calientes para mi hija. También algunos dias le tocaba entrenar y después de entrenar ibamos a por pan para hacer bocadillos para cenar. Ahora siempre compramos nuestros dulces y pan en el frutos secos el rincon de la plaza españa. Es genial tener un frutos secos el rincon al lado.

  45. Siempre voy a comprar a mi hijo, pistachos y pipas con sal y sin sal al frutos secos. Le encantan todos! Es genial la calidad y el buen precio de esta tienda, aparte de que cada pocos metros te encuentras alguna de estas tiendas en la ciudad, es muy cómodo y accesible. Ahora también los fin de semana compramos la prensa y alguna revista entre semana para nuestro ocio. Es genial poder tener todo en la misma tienda y disfrutar. También el ahorro de tiempo. El trato de las dependientas es increíble y sobre todo el cariño con el que tratan a las personas mayores.

  46. Me encanta comer con mi hermana los roscones de san valero, el manto de la virgen del pilar, todos los dulces típicos de Aragón. Están genial, son productos maravillosos, ya llevamos varios años consumiendo estos postres exquisitos y un precio excelente. Que hace que cada mes que se celebra algun tipo de celebración y sacan un postre. siempre lo compramos y lo compartimos en familia. Son maravillosos, siempre recomiendo comprar en frutos secos el rincon, por la calidad y sobre todo por la variedad de los productos que nos ofrecen al consumidor. Mi hermana y yo estamos encantados de poder comprar todos días el pan y nuestros dulces favoritos en estas tiendas.

  47. Durante años estuve acudiendo a clases y a la hora del descanso día si y diá también mis compañeros y yo salíamos a tomar el aire y andábamos para estirar las piernas. Recuerdo que siempre salía con hambre y que casi todos los días nos parábamos en la tienda de Frutos Secos El Rincón y cada uno cogía lo que quería. Javi se compraba siempre chuches, a las que luego invitaba a todos y se quedaba sin la mitada de la bolsa porque le gorroneábamos :D. Yo siempre me compraba lo mismo, una palmera de chocolate. Las dependientas ya nos conocían, y al principio me preguntaba si lo quería blanco o negro, y yo siempre le pedía negro. Con el tiempo sólo me decía “¿negro verdad?”, y después ya simplemente me veía y me daba la palmera sin que se la pidiera. No sé si sería el hambre o no, pero esas palmeras me sabían a gloria, crujientes y deliciosas. Aguantaba perfectamente hasta la hora de comer sin nada más. Esas palmeras y el amarillo de las tiendas es un recuerdo que siempre tendré de aquella época. 😀

  48. Recuerdo salir la escuela, y acercarme a frutos secos el Rincón, mirar lo que había en las cestas.

    Golosinas, caramelos, bollitos, palmeritas de chocolate. La excusa era entrar a comprar el pan con mi abuelo o mi madre, pero lo que yo quería eran chicles Boomer, botellas de Coca-cola en forma de gominola o moras decoradas con azúcar.

    Y la dependienta, una señora amable ¡que siempre se acordaba de mi nombre!.

    Colores, olores, sabores… que invaden todos los sentidos cada vez entro en una de sus tiendas y que me trasladan a la infancia.

  49. Vine a vivir a Zaragoza para estudiar en la Universidad. Había nacido en una pequeña localidad en la que no había ningún comercio que se pareciese a Frutos Secos El Rincón. Me gustaba el color amarillo de sus establecimientos y la enorme variedad de productos. Sobre todo recuerdo con nostalgia los conos 3-D, que compraba en bolsas de tamaños gigantescos. Luego me los comía de una sentada estudiando, o hablando con otras compañeras del Colegio mayor. Ahora voy con mis hijas, ya no compro conos 3-D, y me gusta ver la cara de felicidad que ponen mientras eligen chuches de colores brillantes.

  50. ¡Corre, corre, tenemos que llegar los primeros! Esto era lo primero que se escuchaba al llegar las 17:00 un viernes cuando hace quince años íbamos corriendo al Rincón de la esquina de la calle Galán Bergua nada más salir del colegio. Teníamos que coger los caramelos más grandes, las piruletas en forma de corazón y si teníamos suficiente dinero un paquete de pipas para dos. Después todos juntos íbamos al parque a comernos las cosas que habíamos comprado mientras jugábamos al famoso “chocolate inglés a la pared”. Ahora las cosas han cambiado, los niños ya no van al parque, no juegan al “chocolate inglés a la pared” porque tienen tablets con muchos más juegos e igual no les hace ilusión ni ir al parque. Pero hay cosas que nunca cambian y siempre está el : -Mamá, dame dinero que voy a comprarme algo al Frutos Secos El rincón.
    Pero ahora en vez de comprarse piruletas o pipas, prefieren una revista o palomitas. Las mejores cosas nunca cambian.

  51. Era un frío día de invierno, yo iba paseando por las calles de la ciudad, cuando, de repente me encontré a alguien. Era una persona pobre, mal vestida y estaba pidiendo delante de la puerta del “Frutos secos el Rincón”. Yo me acerqué a él y le dije: -Perdone, ¿necesita algo?
    Él, con una sonrisa me contestó:-Hola, me llamo Jorge, necesito algo de come, ¿me podría ayudar, por favor?
    Yo, toda decidida me adentré en la tienda “Frutos secos el Rincón”. Le compré dos bolsas llenas de comida y se la entregué. Jorge, sonriendo me lo agradeció.
    Ese fué el dia más feliz de mi vida.

  52. Me encantaba desde pequeña ir al frutos secos el rincón, a comprar palmeras de chocolate y palmeras de coco. era mi perdición. Siempre intentaba convencer a alguna amiga de mi clase para ir allí de propio por las tardes, después de terminar la jornada en el colegio. Algunas de ellas no les gustaba muchos los dulces, pero a mi me encantaban, siempre recordaré las mejores meriendas en el parque de la paz, comiendo esas palmeras tan ricas como las que hacen ahora gigantes! era espectacular el sabor que tenían y tienen. También ahora siempre que puedo voy a comprar el pan al frutos secos el rincón, donde siempre hay unas grandes ofertas.

  53. Muchos recuerdos con Frutos Secos El Rincón. Compraba siempre a mi hijo la palmera de bollo y la disfrutaba un montón, para mi pues según lo que hubiera… pero la empanada gallega está genial. Ahora él es más grandecico y no vamos juntos a comprar pero sigo manteniendo mis gustos y siempre intento salir de ahí con un trozo de empanada :), también compro chucherías a mis nietos… cuando iba con mi hijo no había tantas, ayy como pasa el tiempo pero que bien se conserva la tienda, incluso ha mejorado mucho, ojalá que con el paso de los años sigáis manteniendo esa esencia, sois parte de la ciudad para bien, gracias por ser de Zaragoza.

  54. ¿Nuestra historia conmigo? nuestra historia con todos nosotros, si, con nosotros porque Frutos Secos ha estado con toda mi familia desde que mi hijo nació. Me acuerdo cuando abrieron la primera tienda del barrio, antes aunque parezca mentira se tardaba en acondicionar un local más de una semana (no como ahora) y todo el mundo estábamos expectantes por saber que era aquel local amarillo que brillaba en esa plaza. En el mismo día de la apertura fuimos, era antes de un partido del Real Zaragoza, mi hijo se quedó abrumado con toda la variedad que había para comprar… normal, antes salvo hipermercados era muy difícil acceder a algunos alimentos. Nos recibieron tres chicas muy majas y nos explicaron casi uno por uno todo lo que tenían, ¡compramos tanto que incluso tuvimos que dejar la mitad en casa antes de ir a la Romareda!. Ni sé la cantidad de años que habrá pasado desde aquel día, lo que si sé es que ese fue mi primer recuerdo, un recuerdo que se convirtió en una alegría que nos dura a día de hoy.


  55. Warning: printf(): Too few arguments in /homepages/10/d466275307/htdocs/nuestrahistoriacontigo/wp-content/themes/fighter/inc/template-tags.php on line 91

    Que no me quiere comprar un dulce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *